Fin de ciclo 2007

Por Riberamet

2007, según la numerología, un año de fin de ciclo pues se reduce a un solo digito su suma, el 9. Hay quien comienza el año nuevo con nuevas ilusiones y proyectos a realizar en su vida, pero esto no tiene sentido de ser cuando miramos hacia arriba. Cuando chocamos con algo realmente bello sobre nuestros cuerpos, uno se queda congelado, pasmado, atontado… con sólo ver lo que le rodea, el tiempo se detiene, a veces tan sólo unos segundos, y en esos momentos, esas minúsculas porciones de tiempo, se prodigan por un período infinito.

Los observadores del cielo saben mucho de esto, sus emociones se elevan sin límite, pero no saben como explicarlo y transmitirlo, ¡cuántas veces son incomprendidos!

¿Cómo resumir en solo seis fotos y unas pocas palabras las vivencias de todo un año, que son emocionalmente infinitas? Sin duda una ardua tarea esta, y cuando nos damos cuenta ya estamos en un nuevo ciclo, 2008, reducido, el número 1, con el que comienza todo de nuevo, distinto al anterior.
¿Será realmente este nuevo periodo distinto? Invito a aquellos que nunca lo hicieron, a que observen el cielo y que después nos expliquen cómo les ha ido, lo que han visto y sentido, si pueden…

Foto 1.-
Cuando el sol cae en una tarde de enero sobre Logroño y las nubes estáticas cambian de color, a veces hay colores realmente exquisitos y estas lenticulares son buena muestra de ello.



Foto 2.-
Llega marzo, y con él la primavera, tiempo de transición, vemos un “ataque nivoso” contra la superficie terrestre, con las viviendas de Villamediana a punto de ser engullidas por los blancos cristales.



Foto 3.-
En la Ribera Navarra a principios de abril empiezan a despuntar los primeros desarrollos nubosos, sin mucha garra todavía, pero con descomunal belleza.



Foto 4.-

Se nota, estamos cerca del verano… de una tranquila tarde soleada pasamos a una inmensa oscuridad. La base de un CB está próxima al suelo y se puede observar claramente su rotación y crecimiento. En el valle del Ebro se dio un festín de tormentas.



Foto 5.-
Arcus pillado por su lado débil; detrás vendría gran cantidad de granizo y aparato eléctrico. Dejó grandes desperfectos en su avance desde Logroño a Estella, a principios de junio.



Foto 6.-
Chubascos aislados en julio, la inestabilidad propicia pequeños cumulos, a los que les da por crecer y desaparecer rápido. En un momento de esos se presentó un doble arco iris en tierras riojanas.