Tormenta de arena en el desierto de Atacama (Chile)

Por José Vicente Albero

Las tormentas de arena son más frecuentes en las regiones calientes, áridas y de escasa vegetación. La combinación de un tiempo seco prolongado, temperaturas altas y fuertes vientos favorece la aparición de estos fenómenos, cuya máxima virulencia se registra entre la tarde y la noche, debido al mayor contraste térmico entre la superficie de la tierra y las capas altas y medias de la atmósfera. A diferencia de lo que ocurre en las tormentas convencionales, el principal elemento para su formación no es la cantidad de vapor de agua, sino las partículas que el viento lleva en suspensión.

El desierto de Atacama, una vasta planicie situada en torno al Trópico de Capricornio, se encuentra a una altura sobre el nivel del mar de unos 2.500 metros. Está flanqueado al Este por la cordillera de los Andes y al oeste por la de la Sal. Ambas cadenas montañosas son de considerable altitud, por lo que ejercen un fuerte bloqueo a los vientos húmedos procedentes desde el Atlántico por el Este y desde el Pacífico por el Oeste. La temperatura media anual ronda allí los 14 º C, las precipitaciones los 20 mm y la humedad relativa media el 30%.

En este fotorreportaje se pueden apreciar las distintas fases de formación de varios núcleos de tormentas de arena.

Todas las fotografías fueron tomadas en las inmediaciones de San Pedro de Atacama el día 1 de enero de 2007

Foto 1.-



Foto 2.-



Foto3.-



Foto 4.-



Foto 5.-



Foto 6.-